"Aproximación a una reconstrucción de la identidad docente a partir de las voces de los protagonistas del último cuarto del siglo XX"

En el marco de la convocatoria del INFD, “Conocer para incidir en las prácticas pedagógicas”, el ISFD "Colonia Barón" presentó el proyecto concursable "Aproximación a una reconstrucción de la identidad docente  a partir de las voces de los protagonistas del último cuarto del siglo XX"

Son responsables del proyecto la prof. Diana Maxenti (directora) y los prof. Claudia Ribisich, Sebastián Martín y Ángeles Pizarro.


Resumen

La presente investigación se propone indagar sobre el modo en que se ha conformado la identidad docente durante el período comprendido entre 1975 y 2000, utilizando como unidad de medida los 25 años de ejercicio en la profesión necesarios para acceder a la jubilación. La elección de este período responde a la significatividad y singularidad de los acontecimientos históricos por los que atravesó la Argentina y que, aventuramos, han tenido una incidencia directa sobre la consumación y cristalización de la identidad docente como colectivo social. Procuraremos además identificar cuál es la percepción que los docentes jubilados  tienen de los docentes que se encuentran actualmente en actividad y de sus condiciones laborales actuales.


Planteamiento del problema y focalización del objeto

Los años de nuestra historia reciente comprendidos entre 1975 y 2000 han estado signados por una serie de cambios, convulsiones y procesos de crisis que han marcado incuestionablemente y en gran medida configurado el horizonte de nuestro presente. Quizás en pocos países fuera de los límites de, como dijera José Martí, “Nuestra América” se haya dado una concentración, condensación e intensidad tan compleja  de acontecimientos con aristas políticas, económicas, sociales, jurídicas y culturales.

El cúmulo de estos procesos que, al coagular, han configurado el torrente de hechos que formaron nuestra historia nacional  repercutieron evidentemente sobre la instancia educativa, sobre los modos en que se ha dado la política educativa. Dentro de este complejísimo escenario existen dos actores fundamentales sobre cuyos cuerpos, relatos y experiencias la historia se ha materializado y cristalizado o, para decirlo con Bourdieu, se han incorporado, a saber: los estudiantes y los docentes.

El presente proyecto buscará dilucidar dentro del campo educativo lo que se refiere específicamente a la situación de los docentes, pues partimos de la presunción hipotética de que la realidad multifacética y plural que envuelve a los educadores es poseedora de una riqueza digna de estudio. En la subjetividad del docente se superponen y confluyen una diversidad de aristas que conforman como un todo su identidad: formadores, trabajadores, agentes protagónicos en la construcción de la identidad nacional y cultural, mediadores entre la totalidad de actores afectados al proceso educativo (léase: estudiantes, padres, directivos, instituciones, el Estado, el mercado laboral, la educación superior). Por ello es que resulta de la mayor significatividad dar cuenta del modo en que los docentes hoy jubilados han sintetizado este inconmensurable caudal de saberes propios de su labor.

Abordar hermenéuticamente el relato de los docentes que estuvieron en actividad durante el último cuarto del siglo XX es buscar aproximarnos directamente a una forma de reconstruir lo que fuera la historia argentina en dicho período a partir de quienes fueron sus actores protagónicos.

Unidad de análisis: docentes jubilados de nivel primario que hayan estado en actividad en los años comprendidos entre 1975 y 2000.

Variables: reformas a la política educativa, presencia-ausencia del Estado en los procesos educativos,  salario, condiciones laborales, Estado de Derecho.

 

Objetivos

Objetivo general:

  • Dilucidar el modo en que se ha conformado la identidad docente durante el período comprendido entre 1975 y 2000.
  • Aportar información cualitativa acerca de la formación docente inicial de la carrera del profesorado para la educación primaria del ISFD “Colonia Barón”.

 

Objetivos específicos:

  • Rescatar los relatos y discursos de los protagonistas del proceso educativo desde la instalación del modelo neoliberal hasta su consumación en Argentina.
  • Indagar cómo evalúa el docente jubilado  el estado de situación actual a la luz de lo que fuera su trayectoria como trabajador de la educación.
  • Reconstruir la historia argentina del último cuarto del siglo XX desde las voces de los docentes, recuperando  su experiencia situada.
  • Producir conocimiento significativo en torno a la construcción de la identidad docente de los estudiantes del Profesorado de Educación Primaria del ISFD “Colonia Barón”.

 

Estado de la cuestión

Existen pocos trabajos que aborden la problemática propuesta, desde una perspectiva etnográfica e histórica, acerca de las peculiaridades de la conformación de identidad docente, sobre todo teniendo en cuenta la voz de los que se jubilaron en el sistema. Sí se registran investigaciones de corte cuantitativo en torno a la peculiaridad de  la inserción laboral de los docentes en todos los niveles educativos y en las diferentes funciones que desempeñan, así como también las vinculaciones que tienen con  otras actividades laborales, que no implican el ejercicio de la docencia (Dirié, Obeiram, 1995). Las autoras dan cuenta de la inserción laboral de los docentes: la docencia es una profesión ejercida mayoritariamente por mujeres, de mediana edad y de alto nivel educativo. Además, agregan que los docentes argentinos son más jóvenes que los de la mayoría de los países desarrollados y entre los de más edad se encuentran los que tienen menor nivel educativo. De todas formas un alto porcentaje tiene estudios universitarios y ha concurrido a cursos de capacitación y/o perfeccionamiento docente. Las conclusiones generales de dicha investigación expresan que frente a la creencia generalizada de la existencia masiva del multiempleo docente, el trabajo muestra que sólo poco más de 20% trabaja en más de un establecimiento, si bien en los niveles medio y superior no universitario este fenómeno presenta mayor incidencia. Por otra parte, sólo un 17% del total de docentes trabaja, además, fuera del sistema educativo, tanto en actividades docentes como en aquellas no vinculadas con la docencia. También destacan  el desempeño simultáneo de varias funciones. Sin embargo, no se han cuantificado un conjunto de funciones que habitualmente desarrollan los docentes, especialmente aquellos que trabajan en zonas rurales o urbano marginales, y que tienen que ver con tareas asistenciales. En  este sentido se reforzaría la idea de un empleo multifuncional. 

Otros trabajos de investigación de corte más cualitativo tienen en cuenta la conformación de la identidad laboral docente. Entre ellos, Mórtola (2006) indaga sobre los distintos elementos que los docentes rescatan narrativamente en la reconstrucción de sus trayectos laborales a fin de establecer cómo se constituye la identidad laboral en el campo del trabajo de enseñar. Dicha investigación intenta describir un colectivo laboral sin que las regularidades encontradas den cuenta de lo que se podría denominar “los maestros argentinos”. Las narrativas de los docentes entrevistados revelan que los docentes al ingresar a la formación inicial lo hicieron con una identidad que contaba con diversos elementos vinculados al trabajo de enseñar ya consolidados como producto de sus propias experiencias biográficas.

Mazzitelli, Aguilar, Guirao y Olivera (2009) apuntan en su investigación  a identificar a través de un estudio exploratorio realizado con docentes la estructura y el contenido de las representaciones sociales sobre la labor pedagógica. Los resultados les permitieron identificar los elementos que forman parte de la estructura y el contenido de la representación, los cuales posibilitan a los docentes reconocerse y ser reconocidos como tales: actualización del saber didáctico, profundización del conocimiento de los procesos de aprendizaje y la reflexión sobre la práctica.

Sin embargo, existe vasto campo por investigar teniendo en cuenta aspectos en torno a qué significa ser docente y cómo la labor pedagógica está fuertemente condicionada por la propia biografía escolar y las modificaciones de las políticas educativas en la Argentina. No se han encontrado trabajos específicos sobre las representaciones sociales en la conformación de la identidad de los docentes jubilados.

 

Justificación

El presente proyecto de investigación parte de la constatación del vacío teórico existente en torno al entretejido de sujetos y subjetividades que conformaron el universo de los docentes que estuvieron en actividad en los años comprendidos entre 1975 y 2000. Esta carencia, constituye un escollo que como sujetos afectados al proceso educativo debemos saldar en tanto, el mencionado período de la historia Argentina ha estado signado por una serie de metamorfosis, situaciones y crisis de profundo sentido y significatividad.  En efecto, esos escasos veinticinco años estuvieron marcados por sucesos que han calado hondo en la conciencia colectiva, y por ende de manera directa sobre la educación. Por mencionar sólo los más relevantes podemos enumerar: regreso del peronismo tras su proscripción, el golpe de Estado de 1976, la guerra de Malvinas, vuelta a la democracia en 1983, los gobiernos de Carlos Menem y el apogeo del neoliberalismo y finalmente lo que constituyera los inicios de la crisis que se concretara en 2001.

Si pretendemos arrojar luz sobre el presente de un modo crítico y desde un horizonte de raíz ético-político debemos ser capaces de reconstruir los relatos de los docentes que estuvieron en actividad durante dicho período. Esto nos permitirá avanzar en la revisión y recate de sus relatos, de lo que fueran sus trayectorias profesionales y sus experiencias devolviendo la voz a quienes protagonizaron dicho período. De este modo seremos capaces de trazar el mapa que nos permita posicionarnos en el presente de un modo comprensivo, avanzando en la construcción de un futuro más promisorio en lo que a justicia social, inclusión y equidad refiere. La evaluación del pasado posibilitará situarnos y posicionarnos en el presente para planificar el mañana, pues como dijera Cicerón: “historia magistra vitae et testis temporum” (la historia es maestra de la vida y testigo de los tiempos).

Las narrativas no sólo constituyen una fructífera herramienta para la investigación sobre el trabajo docente, sino que además son depositarias de un enorme caudal instructivo para que los futuros docentes analicen las creencias, conocimientos, imágenes y representaciones adquiridas biográficamente a partir de las voces de quienes fueron sus actores protagónicos en décadas anteriores, para decirlo en un lenguaje teatral, devolver la voz quienes fueran parte del elenco permanente. En este ejercicio de narrarse a sí mismos se abre la posibilidad de analizar colectivamente las identidades individuales que cada uno sostiene con la labor docente, esto es, con el trabajo de enseñar y ponerlas en cuestión reflexiva y críticamente. Como expresa Bruner (2003, p.130)  “mediante la narrativa construimos, reconstruimos y, en cierto sentido, hasta reinventamos nuestro ayer y nuestro mañana”. En este sentido, la presente investigación aportará conocimientos significativos en torno a la conformación de la identidad de los futuros docentes del Profesorado de Educación Primaria del ISFD “Colonia Barón” proporcionándoles herramientas a la hora de pensarse como partes del colectivo docente.

En síntesis, en todo relato individual se plasma la complejidad del escenario que lo trasciende, esto es, la sociedad, la historia, la economía y la cultura. En el relato de la propia identidad, se logran advertir los marcos estructurales que subyacen en la constitución de ese yo narrativo que lo condicionan y contextualizan.

 

Marco teórico

El presente trabajo estará encuadrado en un horizonte conceptual próximo a lo que las ciencias sociales contemporáneas han desarrollado en materia de interpretación y hermenéutica, atendiendo de manera primordial al espacio del lenguaje y los discursos como instancias performativas. A partir de los elementos que la hermenéutica nos brinda en materia de interpretación y comprensión buscaremos deconstruir los relatos de los docentes hoy jubilados a fin de reconstruir genealógicamente el pasado de la historia argentina más reciente para rescatar como señalara Foucault (1996) los “saberes sujetos”, esto es, aquellos saberes que han sido enmascarados o sepultados como consecuencia de las sistematizaciones y las coherencias funcionales. Recuperar estos saberes a partir de las narrativas es ponerlos en el centro de la escena de la que históricamente fueron descalificados por no contar con suficiente elaboración o que fueron concebidos como ingenuos, jerárquicamente inferiores o por debajo del nivel de especificidad requerido por la comunidad científica. No obstante, en éstos se encuentra incorporado el saber histórico de las luchas, aquí se enraíza la memoria de los enfrentamientos y se abre el horizonte para toda labor crítica desde un espacio de carácter local y situado, en este caso, los procesos identitarios de los docentes argentinos que estuvieron en actividad en uno de los períodos más convulsos de la historia nacional.

También ahondaremos en la propuesta teórica de Pierre Bourdieu a fin de rescatar los capitales, el habitus y las prácticas. Según Bordieu, hablar de habitus es plantear que lo individual, e incluso lo personal, lo subjetivo, es  eminentemente social, en otras palabras, colectivo. El habitus es una subjetividad socializada. En este sentido, el concepto de habitus nos remite a la configuración de las identidades en tanto conformaciones que el sujeto asume en el juego de las relaciones consigo mismo y con los otros. Si seguimos a Bordieu, el habitus es historia incorporada, naturalizada y por ello olvidada como tal historia. Es la presencia activa de todo el pasado del que es producto: es lo que proporciona a las prácticas su independencia relativa en relación a las determinaciones exteriores del presente inmediato (Bourdieu; 1991). Esta autonomía es la del pasado ya hecho y activo, que, funcionando como capital acumulado produce historia a partir de la historia y asegura así la permanencia en el cambio que hace a la gente individual como mundo en el mundo   (Bordieu; 1991).

Nuestra propuesta inicial es situar la problemática de la identidad en la intersección de una teoría de la cultura y de una teoría de los actores sociales (“agency”). O más precisamente, concebir la identidad como elemento de una teoría de la cultura distintivamente internalizada como “habitus” (Bourdieu, 1979, 3-6) o como “representaciones sociales” (Abric, 1994, 16) por los actores sociales, sean éstos individuales o colectivos. De este modo, la identidad será concebida como el lado más subjetivo de la cultura considerada  bajo el ángulo de su función distintiva.

Definiremos la “identidad” como la construcción de una imagen o representación de sí mismo, que se recrea con los otros y posibilita el sentimiento de pertenencia a un grupo. Para la antropóloga argentina Gorosito Kramer (1997) la identidad es un aspecto crucial de la reproducción cultural: es la cultura internalizada en los sujetos, subjetivada, apropiada bajo la forma de una conciencia de sí en el contexto de un campo de significaciones compartidas con otros sujetos. Por su parte, el antropólogo argentino García Canclini define la identidad como una “coproducción” con otros que se reconstruye de manera incesante en condiciones desiguales entre los variados actores y poderes que intervienen en ella (García Canclini, 1995).

Según Mortola (2006), desde la sociología del trabajo, se define la identidad laboral como la idea de un “yo” y de un nosotros que se construye en los espacios laborales, es decir, que logra cristalizar una identificación con el rol. Un yo y un nosotros enmarcado en experiencias comunes en el interior de la división del trabajo, lo que posibilita la definición y la diferenciación de grupos relativamente homogéneos tanto para sus miembros como frente a los otros grupos, sean estos laborales y/o sociales. De esta forma es considerablemente significativo el lugar que ocupa la profesión en la división social y técnica del trabajo como así mismo el reconocimiento social otorgado a la tarea.

Por otra parte, la constitución de las identidades colectivas se encuentra directamente vinculada a la historia propia de cada una de las profesiones, las biografías de sus partícipes, como también las condiciones históricas, sociales y económicas que le sirven de marco más amplio. A partir de estas circunstancias, la identidad laboral deviene fundamento de la acción y la praxis en tanto que las convicciones acerca de lo que se cree ser, de las expectativas que se suponen presentes en los otros y las resoluciones transitorias con respecto a las contradicciones entre el sí mismo y los otros, los individuos despliegan los recursos de que disponen para la acción llevada adelante en sus espacios laborales.

En esa construcción, intervienen procesos de identificación y diferenciación con otras profesiones configurando así un cúmulo de representaciones que actúan tanto a nivel individual como colectivo y que otorgan el sentido a las prácticas.

Vaillant (2007, p. 4) define la identidad docente como “una construcción dinámica y continua, a la vez social e individual, resultado de diversos procesos de socialización entendidos como procesos biográficos y relacionales, vinculados a un contexto (socio-histórico y profesional) particular en el cual esos procesos se inscriben”. En este sentido, la identidad de los docentes presenta características comunes que nos permite hablar y nombrarlos como colectivo, aunque la historia personal y social repercute de manera significativa en la cristalización de ella. Según Mórtola (2006): “es posible observar que a pesar de los cambios acontecidos en la sociedad, la capacitación recibida a lo largo del tiempo, las múltiples demandas sociales y la irrupción de la tecnología en el ámbito educativo, los docentes, en el ejercicio de su profesión, presentan rasgos característicos que muestran una cierta estabilidad a lo largo del tiempo. La identidad del docente se vincula a un conjunto de representaciones profesionales que le permite reconocerse a sí mismo y al mismo tiempo identificarse o diferenciarse de otros grupos profesionales […] Para recuperar la identidad que los sujetos construyen de su hacer como docentes, se hace necesario interpelar sus propios relatos. En este sentido, narrar y narrarse a sí mismos constituye un ingrediente que permite reconstruir una  visión de sí para sí mismo y para otros […] este ‘yo identitario’ se construye en el hablar de un sujeto consigo mismo o con otros. La identidad es una creación narrativa que se enuncia a partir de un balance situado. Se articula en una trayectoria pasada, un presente y una noción de futuro que se refleja en un plan de vida posible o deseable.”

De lo que hasta aquí hemos dicho se logra inferir que la identidad es un constructo y no una esencia estática e inmutable (dicho de otra forma no es una propiedad intrínseca), pues presenta un carácter intersubjetivo y relacional. En suma, la identidad de un actor social emerge y se afirma sólo en la confrontación con otras identidades en el proceso de interacción social, en la cual se dan habitualmente relaciones desiguales que conllevan luchas, contradicciones y/o enfrentamientos. Esto hace que el concepto de identidad también se haya revelado útil para la comprensión y  explicación de los conflictos sociales, bajo la hipótesis de que en el fondo de todo conflicto se esconde siempre un conflicto de identidad. “En todo conflicto por recursos escasos siempre está presente un conflicto de identidad: los polos de la identidad (auto- y heteroidentificación) se separan y la lucha es una manera de afirmar la unidad, de restablecer el equilibrio de su relación y la posibilidad del intercambio con el otro fundado en el reconocimiento” (Melucci, 1982, 70).

Los relatos identitarios constituyen una creación personal (parten de la convicción de autonomía, voluntad propia y libertad de elección) que no obstante posibilitan develar en su manifestación la relación con las condiciones y estructuras objetivas en las que el “yo” se ha constituido. En la construcción y verbalización del relato individual se plasma el escenario más amplio de la sociedad, la historia, la cultura.

 

Metodología y diseño de la investigación

El presente proyecto se encuadra dentro de lo que se concibe como una investigación cualitativa de carácter narrativo y hermenéutico. Nos valdremos de la hermenéutica para deconstruir los relatos y discursos, comprender el sentido que los sujetos intervinientes otorgan a las prácticas sociales en función de la significación que atribuyen al mundo, pues partimos del supuesto de que las palabras están socialmente cargadas de contenido que las trasciende.

La investigación narrativa no significa una sospecha sobre la verdad, transparencia o autenticidad de la voz que supone identidad. Más bien se trata de reconocer el carácter provisorio de cualquier relato identitario. Ninguna narrativa sobre el yo es completa, sino que muestra una versión situada que intenta representar al sí mismo de manera coherente. No es ficcional, ya que el narrarse significa hacerlo en un momento histórico particular, con sus creencias, valores, nociones de interioridad privada y pública, ideologías y cánones narrativos dominantes. Bruner (2003, p. 130) lo expresa así: “Mediante la narrativa construimos, reconstruimos y, en cierto sentido, hasta reinventamos nuestro ayer y nuestro mañana”.

La investigación narrativa se propone comprender la práctica docente desde el discurso de los docentes, respetando los significados que le atribuyen a los distintos aspectos de su trabajo. Desde esta perspectiva, se trata también de poner en cuestión las miradas expertas y académicas revalorizando aquello que con anterioridad hemos descripto, siguiendo a Foucault, como “saberes sujetos” a fin de poner en cuestión los modos hegemónicos de historizar que sólo atienden a las estructuras, menospreciando el lugar activo y determinante de los sujetos partícipes.

En esta investigación adoptamos una propuesta metodológica que privilegia la voz de los maestros en la reconstrucción de su  identidad laboral en el transcurso de una carrera. Desde aquí es que elegimos el uso de “relatos de vida” para reconstruir las “trayectorias laborales” de los docentes entrevistados. De esta manera, los docentes pueden reconstruir en “primera persona” su trayectoria laboral, distintos momentos de ella, sus relaciones con otros, sus propios cambios, las travesías por las que Argentina transitó en el período mencionado.

Para obtener los relatos de la vida laboral de estos maestros se realizarán entrevistas semiestructuradas y en profundidad. En la primera parte, los docentes reconstruirán de manera libre y espontánea su trayectoria laboral desde el primer empleo hasta el presente. La segunda parte de la entrevista será más estructurada y se recabaron relatos centrados en aspectos vinculados con las circunstancias políticas, económicas y sociales que atravesaba el país.

Una vez confeccionadas las entrevistas se procederá a la realización de un análisis transversal cruzando las voces individuales. De esta forma se detectarán aquellos temas que aparezcan de forma recurrente, lo que permitirá vincularlos entre sí a partir de un proceso de sistematización destinado a definir cuáles constituyen los núcleos temáticos. Esto posibilitará triangular la información acerca de los significados, la jerarquía de los temas y las inquietudes; las conexiones existentes entre los relatos de los distintos sujetos entrevistados y las variables que intervienen en la configuración de aspectos comunes y diferentes a la luz de los marcos teóricos de referencia.

Se prevé la realización de diez entrevistas biográficas en profundidad que permitan obtener y reconstruir crítica y reflexivamente tanto los procesos sociales e individuales de construcción de la identidad laboral como así mismo poner de manifiesto las estructuras marco que sirven de escenario.


Cronograma

ACTIVIDAD

MESES

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

Lectura de desarrollos teóricos

x

x

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elaboración de instrumentos

 

 

x

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trabajo de campo: análisis de documentos

 

 

 

x

x

 

 

 

 

 

 

 

Trabajo de campo: entrevistas

 

 

 

 

 

x

x

 

 

 

 

 

Tabulación de datos

 

 

 

 

 

 

 

x

 

 

 

 

Interpretación de datos

 

 

 

 

 

 

 

 

x

 

 

 

Construcción de marco teórico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

 

 

Informe de avance

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

 

Informe final

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

 

Bibliografía

  • Alliaud, A. (1999). Las autobiografías escolares como métodos e instrumentos de indagación y transformación de la docencia. Revista Ensayo y Error, 16 y 17,18-25.
  • Arfuch, L. (1999). El espacio biográfico. Dilemas de la subjetividad contemporánea. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.
  • Battistini, O. (2004). Las interacciones complejas entre el trabajo, la identidad y la acción colectiva en O. Battistini (Comp.), El trabajo frente al espejo (pp. 23-44). Buenos Aires: Prometeo.
  • Bolívar Botía, A., Fernández Cruz, M. y Molina Ruiz, E. (2004). Investigar la identidad profesional del profesorado: Una triangulación secuencial. Forum Qualitative Social Research, 1, (6). Extraído el 05 de octubre, 2005 de http://www.qualitative-research.net/fqs/
  • Bourdieu, P. (1991) El sentido práctico. Madrid: Taurus.
  • Bourdieu, P. (2008). Capital cultural, escuela y espacio social. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.
  • Bruner, J. (2003). La fábrica de historias. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.
  • Conelly, F. M. y Clandinin, D. J. (1995). Relatos de experiencia e investigación narrativa. En F. M. Conelly, J. Larrosa, R. Arnuaus, V. Ferrer, J. Clandinin y M. Greene, Déjame que te cuente. Ensayos sobre narrativa y educación (pp. 11-59). Barcelona: Laertes.
  • Fernández Cruz, M. (1995). Ciclos en la vida profesional de los profesores. Granada: FORCE, Universidad de Granada.
  • Foucault, M. (1992). Microfísica del poder. Madrid: Las Ediciones de La Piqueta.
  • Foucault, M. (1996). Genealogía del racismo. Buenos Aires: Editorial Altamira.
  • Foucault, M. (2006). Vigilar y castigar. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.
  • Foucault, M. (2009). La hermenéutica del sujeto. Buenos Aires: Fondo de   Cultura Económica.      
  • Gimenez, G. (1997). Materiales para una teoría de las identidades sociales. México D.F.: Instituto de Investigaciones de Sociales de la UNAM.
  • Mazzitelli, C.; Aguilar, S.; Guirao, A.; Olivera, A. (2009). Representaciones sociales de los profesores sobre la docencia: contenido y estructura en Educación, Lenguaje y Sociedad Vol. 6 N°6 (pp. 265-290). UNLPam: Instituto para el Estudio de la Educación, el Lenguaje y la Sociedad. Miño y Dávila Editores.
  • Mórtola, G. (2006). Una aproximación narrativa a la construcción de la identidad laboral docente en Educación, Lenguaje y Sociedad Vol. 4 N°4 (pp. 83-104). UNLPam: Instituto para el Estudio de la Educación, el Lenguaje y la Sociedad. Miño y Dávila Editores.
  • Rancière, J. (2003). El maestro ignorante. Barcelona: Editorial Laertes.
  • Sautu, R. (1999). Estilos y prácticas de la investigación biográfica. En R. Sautu (Comp.), El método biográfico. La reconstrucción de la sociedad a partir de los testimonios de los actores (pp. 21-60). Buenos Aires: Editorial de Belgrano.
  • Spinosa, M. (2004). El conocimiento en la conformación de identidades profesionales. ¿Los técnicos: una especie en vías de extinción? En O. Battistini (Comp.), El trabajo frente al espejo (pp. 83-112). Buenos Aires: Prometeo.